Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información Política de cookies

ENCUENTRO ANDALUZ DE MOROS Y CRISTIANOS 2023

Ayuntamiento de Benalauría  • ayuntamiento@benalauria.es  • 952152502

Ayuntamiento de Benalauría

Noticias


ENCUENTRO ANDALUZ DE MOROS Y CRISTIANOS 2023

(Texto de Paco Castillo Rodríguez, miembro de la Asociación de Moros y Cristianos de Benalauría)

El pasado sábado 23 de septiembre, se celebró en Vélez de Benaudalla, Granada, un Encuentro de Fiestas de Moros y Cristianos, asistiendo casi una veintena de agrupaciones procedentes de 5 provincias andaluzas.
Como miembro de la Asociación de Moros y Cristianos de Benalauría, mi análisis somero del Encuentro no puede por menos que destacar que cada una de las Fiestas presentadas se realiza con todo el entusiasmo y el arte que cada uno de los pueblos es capaz de volcar en un episodio normalmente basado en un ataque moro por sorpresa, el secuestro de una imagen sagrada y la ocupación temporal del pueblo, que al final es rescatado por el inevitable y exitoso contraataque cristiano.
La acción transcurre normalmente mediante declamación de versos, algunos textos escritos siglos atrás sobre todo durante el XIX, según se deduce de su lenguaje grandilocuente y el uso de rimas consonantes al estilo de la Oda al Dos de Mayo de Bernardo López García “Oigo Patria tu aflicción y escucho el triste concierto que forman tocando a muerto la campana y el cañón…..”, que entonaban emocionados los antiguos Maestros de Escuela, con todo lo que tiene de solemnidad este tipo de poesía sobre todo si se declama con la dicción adecuada y la potencia que prestan los modernos medios audiovisuales. Pero yo destacaría que, entre todas las representaciones y sin pretender en absoluto hacer menosprecio de las demás, la de Benalauría aportaba un aire fresco de cierta modernidad, con modestas pero correctas vestimentas y una sobriedad y espíritu ecuménico verdaderamente destacables, centrando la acción final en la llegada de las tropas cristianas y un incruento diálogo entre el Caíd musulmán y el enviado de sus Católicas Majestades, Juez severo pero justo que atiende el ruego de clemencia por parte de una Dama de la Localidad. Cierra el acto el Caíd con una sentida alocución destacando la belleza de la ubérrima Sierra Bermeja, un paraje magnífico, único e incomparable de pinsapos, quejigos, alcornoques, pinos y multitud de endemismos aclimatados sobre una refulgente extrusión de peridotitas (1), que se asoma al cercano Mediterráneo y cuya vista el Caíd perderá para siempre al tener que abandonarla por no consentir en abjurar de su fe islámica. Muy apropiado para los tiempos que corren, notándose la mano del historiador que escribió el texto al relatar con fidelidad, en un bello romance de métrica impecable, lo acontecido en la Comarca Rondeña de Sierra Bermeja durante la sublevación mudéjar de 1501, sofocada mediante una corta contienda que produjo pocas víctimas mortales y un prudente pacto con los vencidos, que pudieron abandonar libremente la Península si no aceptaban la conversión al cristianismo, medida absolutamente necesaria en una época en la que la amenaza del Gran Turco acababa de amanecer en Oriente Próximo tras la toma de Constantinopla en 1453 por Mehmet II.
(1) Una zona incomprensiblemente excluida del llamado Parque Nacional de la Sierra de las Nieves, recientemente instaurado en el mismo corazón de la Serranía de Ronda
Una vez terminadas las representaciones hubo una comida de hermandad, excelentemente servida, seguida por la visita a un bellísimo jardín mudéjar situado en un laberíntico travertino que sobrecoge por la abundancia de agua y de vegetación en estos tiempos de asfixiante sequía, acabando con un gran Desfile callejero en que todas las Agrupaciones de Moros y Cristianos presentes lucieron sus mejores galas, amenizado por la excelente música de la Banda Municipal de Churriana de la Vega y la no menos buena percusión de la Banda de cornetas y tambores de Marbella. Al final, se entregaron obsequios a los participantes y se sirvió una cena fría, tras lo cual, ya anochecido, cada uno regresó a su lugar de origen, no sin manifestar de forma efusiva el agradecimiento a los organizadores por su dedicación y una sincera felicitación por el desarrollo de los actos.
El viaje de la Asociación de Moros y Cristianos de Benalauría se llevó a cabo en autobús financiado a medias por la Asociación de Moros y Cristianos y el Ayuntamiento, cuyo equipo de Gobierno asistió casi en pleno al evento, un viaje que comenzó a las siete de la mañana en la antigua Venta de Farruco y acabó en el mismo lugar a la 1 y media de la mañana del domingo 24 y que fue convenientemente amenizado por el buen humor y las eternas ganas de diversión de la gente joven y no tan joven que se apuntó al viaje.
Y acabo felicitando a todos los participantes de nuestro pueblo que, una vez más, demostraron en todo momento su buen hacer y su entusiasmo en todo lo que afecte al prestigio y buen nombre de BENALAURIA. Muchas gracias y hasta la próxima.