Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Datos geográficos

Ayuntamiento de Benalauría  • info@benalauria.es  • 952152502

Ayuntamiento de Benalauría

Datos geográficos

Datos geográficos del municipio:

  • Vista panorámicaLatitud: 36º35"
  • Longitud: -5º 15"
  • Extensión superficial: 20 km²
  • Altitud sobre el nivel del mar: 667m
  • Distancia a Málaga capital: 143 km
  • Comarca: Serranía de Ronda

Benalauría se encuentra situada en el Valle del Genal Medio, Serranía de Ronda, Málaga, con una superficie municipal de 1.976 ha, a 667 m. de altitud, con una población de derecho de 521 habitantes, ofreciendo una media de pendientes del 39 %. Su término se extiende desde el Río Guadiaro al oeste, al Genal, al este, formando una lengua delgada que se alarga en las orillas del aquel río en sentido SW, hasta alcanzar la Hoz de las Buitreras.

La litología dominante es de rocas metamórficas en el Genal (esquistos, filitas, grawvacas con niveles calizos) y de calizas, margocalizas y arcillas en el Guadiaro. El interfluvio de ambos ríos está ocupado por una Dorsal con calizas, dolomías y margas.

El clima es muy suave y bastante húmedo, con medias anuales en torno a los 14 º C, en enero unos 8º, julio 24º, y por tanto con una oscilación térmica de 16 ºC. Las precipitaciones sobrepasan los 1200 mm, siendo más frecuentes en otoño e invierno, con las advecciones húmedas del W y SW.

La especial configuración litológica y la orientación propician la existencia de dos paisajes muy diferentes (CASTILLO RODRÍGUEZ, 2002):

1.- Las laderas metamórficas, abarrancadas y redondeadas, dan lugar a una arboricultura muy variada que se distribuye según la orientación solana-umbría. En la solana, olivar y almendros; en los nortes, castaños, cerezos y ciruelos. Donde haya manantiales y en las cercanías de los arroyos, existen bancales en regadío de cítricos.

Estos campos o ager se hallan intercalados, a modo de mosaicos, entre los restos del bosque autóctono (alcornoques, encinas y quejigos) o saltus, formando un bello conjunto con ricos cromatismos que abarcan casi toda la gama de los verdes. En las orillas del Genal se fundamenta una asociación molinería-huerto que jalona con una antigua dispersión humana ambas orillas, hecho común a todo el río, y ya desaparecida.

2.- En el Valle del Guadiaro las pendientes se suavizan y, desde los 800 m, aparecen los viejos campos de labor secano, hoy forrajeras o pastizal, entre los cortijos de sierra que, muy numerosos, dan lugar a una dispersión intercalar, con algunos diseminados de cierta importancia como el de Siete Pilas. Estos campos de cereal fueron el complemento alimentario para el otro lado de la Sierra, estableciéndose un denso tráfico de granos y frutos a lomos de las recuas de los arrieros.

La actividad ganadera, sobre todo la montanera del cerdo, era y es muy importante por cuanto numerosos bosquetes de encinas y quejigos reverdecen entre los ager: he aquí una presencia del agroecosistema de la dehesa en estas tierras. Las surgencias de agua dieron lugar igualmente a una organización de espacios regados, fundamentalmente maíz, que se regulaban mediante un Alcalde del Agua. En las orillas del Guadiaro numerosas huertas ofrecían la producción de manzanas y ciruelos, aunque hoy día apenas quedan restos de esta arboleda.